Una artista convierte imágenes de la Primera Guerra Mundial en mundos fantásticos

Las fotografías tienen el poder de transportar a mundos diferentes. Especialmente si fueron tomadas en épocas pasadas y que, además, son retocadas por un artista.

Durante la Primera Guerra Mundial, vivió un fotógrafo de guerra llamado Costica Acsinte —también conocido como Axinte—, que una vez terminado el conflicto decidió regresar a Rumanía donde abrió su estudio en Slobozia.

Sus más de 5.000 retratos son de por sí fascinantes, pero ahora tienen un toque mágico especial gracias a los retoques realizados por la artista australiana Jane Long. Esta serie ha sido titulada Dancing with Costica (Bailando con Costica).

Long, en cuya biografía se le describe como autodidacta, comenzó a utilizar Photoshop en 1994 y ha estado experimentando con imágenes desde entonces. Para ver su colección completa visita su página oficial.

 

Please follow and like us: