La recreación histórica: el paraíso del fotógrafo

Una Recreación Histórica no es más que la puesta en “escena” de un acontecimiento histórico, con todo lo que con ello conlleva; es una especie de gigantesca obra de teatro.
La Recreación Histórica no solo pretende “contar algo”, trata de involucrar al espectador de la Historia en el acontecimiento. No simplemente divulga la Historia, sino que trata de revivirla, con el fin de que el público que asiste a ella “sienta y viva” aquello que se esta recreando, en pocas palabras, que se meta en la piel de los que en realidad vivieron el acontecimiento, ese es el logro de las Recreaciones Históricas.
Por otro lado permitirá “ver y vivir” la historia en directo y en vivo, es decir, introducir al espectador en un ambiente que pocas veces tendrá oportunidad de disfrutar.
Hay una aspiración utópica que todo ser humano siente alguna vez en su vida. Es la de viajar en el tiempo y situarse por instantes en la época de sus personajes favoritos. Por muchos adelantos técnicos que haya, este deseo, casi inconfesable a causa de sus altas miras, nunca podrá verse consumado en otro ruedo escénico más que en el de la imaginación porque conseguirlo sería estar convencido de que los mundos paralelos conviven con la atmósfera presente sin que nosotros nos percatemos de ello. Pero de sueños también se vive y es en este orden de cosas en el que me atrevo a asegurar que, en el siglo XXI, las experiencias del recreacionismo histórico nos ofrecen un pasaporte franco de regreso  a los años pretéritos.

Recreación histórica de una batería francesa en la batalla de Austerlitz – Diciembre de 1805.
 La batalla de Grünwald, llamada también Batalla de Žalgiris por los lituanos o Batalla de Tannenberg por los alemanes, se libró el 15 de julio de 1410.

Batalla de Naseby – 14 de junio de 1645

 

Hordas bárbaras arremeten contra una legión romana.

Ver recreado y reproducido fielmente y al detalle, segundo a segundo y con extrema rigurosidad la historia en vivo, en todos y cada uno sus aspectos tal y como podía ser un día en la vida de nuestros antepasados, fomentando así el interés por ella, ya que en los tiempos que corren vivimos un mundo más visual que de lectura, la gente, en líneas generales no se para ni tiene tiempo a leer libros de historia, ya que el ritmo de vida es muy rápido, estresante y acelerado, pero sí se paran a ver exposiciones, representaciones o ver películas. Muchas de estas películas son pseudo-históricas y con poco o ningún rigor histórico, provocando en el espectador una gran confusión y aún mayor desinformación, ya que las toma por auténticas o a modo de documentales y no como el elemento de entretenimiento y divertimento, fin para el que suelen ser creadas.

Recreación de episodios belicos de la II Guerra Mundial.
Nuestra pasada guerra civil también tiene su recreación en la Batalla del Jarama.

              Batalla del Jarama

La recreación histórica en vivo o “re-enacment”, aúna dos cualidades. Por un lado la rigurosidad de investigación y documentación científica e informativa del documental y por otra la parte amena, lúdica, el entretenimiento y divertimento de la película, pero vivida en primera persona y primer plano por el público. Siendo las emociones del acto de la recreación muchos más intensas, fuertes e impactantes que las de las películas y quedando más vivamente grabadas en la mente del público despertando así su interés y aprendiendo la historia de manera amena, sin esfuerzo y de modo divertido.
La reconstrucción histórica va mucho más allá del ámbito folclórico o festivo, ámbitos estos en los que sus protagonistas simplemente se visten de época, con escaso rigor histórico y que solamente tienen como fin el reclamo turístico para ferias de artesanía, o pseudo-mercados medievales. Frente a este carácter totalmente lúdico, el recreador presta especial atención a la precisión de su vestimenta y material que complementa sus representaciones y por ello, la reconstrucción dista mucho de ser una excusa para disfrazarse, pues la calidad y prestigio de cada grupo de recreadores se mide por la exactitud de su trabajo de reconstrucción, y ello sólo es posible si existe un trabajo previo de seria investigación histórica, comprensión y aplicación del significado de lo que representa el hecho recreado y del período histórico en que se sitúa.

Por proxímidad no podemos olvidarnos de la Batalla de Almansa que tuvo lugar el 25 de abril de 1707
 Foto: José Joaquín Pérez Soriano
  Foto: José Joaquín Pérez Soriano
 Foto: José Joaquín Pérez Soriano


Bruce Gilden: una forma de trabajar.

En 1968, tras ver la película Blow-Up de Antonioni, se compró su primera cámara y se apuntó a clases nocturnas en la escuela de artes visuales de Nueva York.
Se define como fotógrafo callejero, y se interesa por cómo la gente comparte un mismo espacio físico urbano. Desde hace 25 años, su trabajo, todavía inconcluso, gira en torno a los habitantes de Nueva York. En sus fotografías utiliza un flash electrónico y hace que sus personajes sean conscientes de su presencia.

La mirada fotográfica de: Irma Haselberger

Retumbe la mar

Victor Alonso
25 de noviembre de 2012

Irma Haselberger ha trabajado durante 25 años como artista y arquitecto en Viena. Su trabajo se fundamenta en la gente común y su manera de interactuar con el entorno. Hay en su fotografía una magia profunda, provocada no solo por los motivos de su arte, sino por una textura especial que aporta a sus imágenes, unida a un uso particular de la luz y las sombras.

La fotografía lomográfica


La lomografía es una tendencia, casi una filosofía, que enfatiza en la fotografía casual y espontánea. Las lomografías se caracterizan por tener gran distorsión en los bordes, mientras mantienen el centro intacto, y son capturadas por cámaras especiales de 35mm. Una forma de vida, aseguran muchos. Una estrategia de marketing, aseguran otros. Sea como fuese, la lomografía no da signos de querer irse. La leyenda cuenta que la lomografía comenzó cuando, en 1982, el general ruso Igor Petrowitsch Kornitzky puso una pequeña cámara japonesa sobre el escritorio de su compatriota Michail Panfilowitsch Panfiloff. Michail, director de la fábrica rusa LOMO, examinó la cámara con detenimiento, notando la naturaleza superior y el extraño potencial del pequeño accesorio. No tardaron mucho en mejorar el diseño y producir largas cantidades de mini-cámaras. Las LOMO KOMPAKT AUTOMAT se vendieron por millones. Los comunistas, entonces, tuvieron una excelente manera de documentar los últimos suspiros de su ideologia. 
Poco a poco, las Lomo Kompakt Automat comenzaron a perder popularidad. Las cámaras baratas importadas de Asia las habían sepultado en el olvido. No fue hasta 1991 que, un grupo de estudiantes vieneses que vacacionaban en la República Checa, sólo por diversión, compraron algunas de estas maravillas y comenzaron a jugar con ellas. Sacaron fotografías a todo lo que veían, imágenes instantáneas, casuales, detalles de sus pies, de sus manos, de todo lo que se cruzara por su camino. 
De vuelta en Viena, y al revelar sus fotos, descubrieron que tenían cientos de imágenes de su viaje. Algunas fuera de foco, otras súper definidas, pero todas divertidas y espontáneas. Poco tardaron sus amigos y conocidos en querer una de estas cámaras. Y así fue como se fundó la Sociedad Lomográfica. 
La lomografía se expandió por el mundo en 1994 gracias a una exhibición de imágenes lomográficas simultánea en New York y Moscú. Fue tal el furor que se comenzaron a crear embajadas lomográficas por todo el mundo. ¿Su función? Dar a conocer la lomografía y organizar Tours Lomográficos. De allí en más, el fenómeno no ha parado de crecer, convirtiéndose en una verdadera filosofía.


Las 10 reglas de la Lomografía:
  1 – Lleva tú cámara donde sea que vayas, cuando sea que vayas
  2 – Úsala en todo momento – día o noche
  3 – La Lomografía no es una interferencia en tu vida, sino una parte de ella
  4 – Trata de apuntar desde la cintura
  5 – Acércate a los objetos de tu deseo lomográfico lo más cerca posible
  6 – No pienses
  7 – Se rápido
  8 – No tienes que saber de antemano que has capturado en film.
  9 – Tampoco tienes porque saberlo luego.
10 – No te preocupes por las reglas.
Las lentes Minitar 1 de las cámaras Lomo, según los expertos, aman la luz del sol. Los vidrios multicapa de la lente saturan los colores dándole a la instantánea una profundidad de campo insólita. Esta cámara también ama las largas exposiciones a baja luz, con luces yendo y viniendo. Al apretar el botón del shutter, y dejar danzar luces variadas, se crearán verdaderas obras de arte, con formas inusitadas y colores naturales. ¡Pura abstracción!
Nuevamente, según los expertos, las mejores lomografías se realizan cuando apuntan la cámara desde cualquier lado que no sea vuestro punto focal. Pongan la cámara entre vuestras piernas, sobre vuestra cabeza, debajo de las axilas, sobre la pancita, enmarañada en el cabello, etcétera. En definitiva, donde vuestra imaginación lo permita y alejada de los lugares tradicionales. 
En fin, todo aquello que desafíe el sentido común de todo buen fotógrafo es aceptado y premiado por la lomografía. Por esta razón, muchos aseguran que esta filosofía no es más que un fraude de marketing perpretado por LOMO cuando, luego de la caída de la Unión Soviética, sus productos caían en desgracia. Los mismos que hablan de teorías conspiratorias, aseveran que los estudiantes que “redescubrieron” la LOMO era estudiantes de marketing. Enojados, sus detractores denuncian a la lomografía como una mutación superficial y poco comprometida de la fotografía, pensada como un producto de masas y para el que no se necesita ningún tipo de preparación. En definitiva, que la lomografía no es arte, que es pura palabrería sin sentido.
Más allá de los que opinan que la lomografía es una pavada, no cabe duda que es divertida. Encarada de esa manera, esta filosofía no molesta a nadie y sirve para pasarla bien entre amigos. ¿Y que daño hay en ello?
Pero si tienes una réflex digital y has pensado alguna vez en comprarte una cámara lomográfica de esas baratitas como la Holga o la Diana, pero te echa para atrás el hecho de que sean analógicas y por tanto el engorro de tener que revelar, ahora puedes hacerte con un objetivo Holga de plástico adaptado a la montura de tu DSLR de siempre. Se trata de un objetivo de focal 60 mm y apertura f/8, que te permite tener las ventajas de ambos mundos y que además pesa tan solo 38 gramos, sin duda una de sus mejores ventajas.


Mi experiencia lomográfica: Nikon D90 con objetivo Holga 60 mm f/8 a 1/20 seg.

Así trabaja: Rebeca Saray

Rebeca Saray es sin duda una de las fotógrafas con mayor proyección del momento. Nacida y criada entre los bosques y el mar de un pequeño pueblo costero gallego, tal vez ese sea el motivo por el que le gusta tanto mezclar los lugares sombríos y el mar con las personas y sus más turbadores sentimientos. Hace unos años encontró en la fotografía su punto de fuga, la mejor forma de arrancar todo lo que le preocupaba o le fascinaba y mezclarlo en un devenir de imágenes.
Una de las cosas que más le gusta de esta profesión es poder ponerse en el lugar del fotografiado para recrear un momento, una visión, una idea que luego hay que encajar a la perfección con la persona a fotografiar, es la búsqueda del momento perfecto.
Para ella la música, el cine y la fotografía son trillizos inseparables, cada uno por si mismo dice algo, pero todos juntos son «el momento».

Videtutorial: Recorte sobre fondo gris.



Videotutorial: Retoque de ojos.



Sus trabajos: Rebeca Saray fotógrafa del mundo macabro.


Sus trabajos: Rebeca Saray fotografía

Buscando la inspiración: Steve McCurry

McCurry es capaz de sacar una sonrisa en situaciones tan complicadas como la guerra o la miseria. Sacar un rayo de esperanza donde no lo hay y convertir al personaje en alguien cercano.
Tal vez ése es el secreto del fotoperiodismo puro, contar la miseria humana de manera cercana y emotiva, sin disfrazarla de palabras u otros artefactos, y tan solo a través de su mirada.
Steve McCurry ha perfeccionado el arte de la observación y por ello los retratos de la calle son una de sus especialidades.
En la India cada año se da la bienvenida a la primavera de manera muy especial. Holi es la fiesta de los colores y una de las festividades más importantes del país. No solo celebran el cambio del invierno a la primavera, sino también, según el hinduismo, la victoria del bien sobre el mal. Durante esta celebración, la gente se pinta y lanza polvos, y por un día, las diferencias entre castas, religión u origen desaparecen En este día, todas las personas son iguales. La diversidad cultural, el respeto mutuo, la alegría, así como la tolerancia, son lo que hacen inolvidable la fiesta de Holi cada año.