Nueva cena de sobaquillo con velada musical

Ante el gran éxito de la cena de sobaquillo celebrada para despedir el año fotográfico, hemos decidido repetir la experiencia para recibir el nuevo año 2014. Así que os emplazamos para el próximo día 2 de enero, jueves, en la sede del GFP, a las 21:30 para montar todo el chiringuito, y a las 22:00 para empezar a hincar el diente.
El cierre musical que tanta aceptación obtuvo también lo vamos a repetir, pero en esta ocasión vamos a intentar mejorarlo, por lo que se ruega a todo aquel que domine algún instrumento musical que lo traiga, o al menos que venga con la voz clara.

Cena de sobaquillo

El próximo jueves 26 de diciembre a las 21 horas daremos por finalizadas las actividades del año y celebraremos la despedida del 2013 con una cena de sobaquillo. Solo tienes que traer tu bocadillo, y si del día de Navidad te ha sobrado una botella de sidra, unos polvorones o una pastilla de turrón, nos vendrán bien para despedir este año plagado de premios fotográficos.
También aprovecharemos que estamos todos juntos para planificar nuestra salida del día 28 de diciembre a Ibi con motivo de la Festa dels Enfarinats, y escucharemos los consejos para no morir en el intento.
Recordad, jueves día 26 a las 21 horas en la sede del GFP, y media hora más tarde gran cena de sobaquillo.

El GFP como el caballo de Atila en el XLIV Concurso de Fotografía de Moros y Cristianos de Elda.


   
COLECCIÓN MOROS Y CRISTIANOS
TÍTULO: Retrato I – II – III
AUTOR: José Antonio López Rico
 
PREMIOS DE COMPARSAS:
 
COMPARSA DE MOROS REALISTAS
TÍTULO: Realistas I
AUTOR: Pedro Vidal Payá


COMPARSA HUESTES DEL CADÍ
TÍTULO: Huestes y calle
AUTOR: Pedro Vidal Payá


COMPARSA DE CONTRABANDISTAS
TÍTULO: Orquesta 2 – El solista

AUTOR: Vicente Pina Maestre

COMPARSA DE CRISTIANOS:
TÍTULO: Cristianos

AUTOR: Pascual Maestre Matínez

COMPARSA DE PIRATAS:
TÍTULO: Pirata

AUTOR: Heliodoro Corbí Sirvent

ENHORABUENA A TODOS NUESTROS COMPAÑEROS DEL GFP Y AL RESTO DE PREMIADOS.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado

Qué es la distancia hiperfocal y cómo calcularla

          • diciembre 16, 2013

La profundidad de campo es algo que todos los fotógrafos tenemos que entender, pero que no todos vemos como un problema. Claro, esto va a depender del tipo de fotografía que hacemos.
Si haces retratos, puedes obtener una buena imagen ya sea con mucha o poca profundidad de campo. Pero en el caso que hagas paisajes, te encuentras con que, generalmente, vas a querer toda la escena enfocada, desde los elementos en el primer plano, hasta lo último en el fondo. Muchas veces estos elementos están a muchos metros de distancia.

Distancia hiperfocal 17mm f 22 1″

Ahora veremos como calcular la manera de que toda la escena quede lo más enfocada posible, con lo que se llama distancia hiperfocal.
Antes de que existiera el sistema de autofoco en las cámara, la distancia hiperfocal era una técnica utilizada popularmente. En la actualidad también es utilizada, sobre todo cuando el sistema automático de enfoque no es bueno,o estamos en condiciones de poca luz.

¿Qué es la Distancia Hiperfocal?
Cuando enfocamos en un punto en particular dentro de un paisaje, estamos creando un plano de enfoque que se encuentra paralelo al sensor. Todo lo que se encuentra delante y detrás de ese punto, no está técnicamente enfocado, sin embargo, hay una región en la que los objetos aparecerán aceptablemente enfocados, eso es la profundidad de campo.
Una forma de asegurarse que toda la escena está en foco es asegurar que la profundidad de campo se extiende desde el primer plano hasta el infinito. Para ello, es necesario centrarse en la distancia hiperfocal.

 Descripcion grafica de la distancia hiperfocal
La distancia hiperfocal es básicamente la distancia a la que podemos enfocar en cualquier apertura dada, donde la profundidad de campo resultante mantendrá la nitidez en la escena desde lugares tan lejanos como el infinito hasta el punto más cercano posible.
La profundidad de campo aumenta en gran medida cuando se combina aperturas más pequeñas con ajustes de objetivos gran angular, por lo que el uso de la técnica de la distancia hiperfocal es particularmente útil para la fotografía de paisajes.

Portfolio Rick Burress

Cómo se calcula la Distancia Hiperfocal
Primero hay que conocer lo siguiente:
  • Longitud focal
  • Circulo de confusión: Generalmente 0,03 o 0,02 dependiendo del tipo de sensor.
  • f-stop: valor del diafragma utilizado (generalmente f/11 o f/16 es el mejor)

Luego se utiliza la siguiente formula con longitudes y distancias en mm:


Distancia Hiperfocal = Longitud focal(al cuadrado) / Circulo de confusión x f-stop

El resultado va a ser la distancia a la cual debemos enfocar.
Se puede obtener esta distancia con alguna app o alguna calculadora especial, aquí te dejamos un enlace para usar DOFmaster, una de las opciones mas populares para calcular la distancia hiperfocal:

Por si aún Tienes Dudas
Si no te ha quedado muy claro o te interesa saber más sobre este tema aquí te dejamos unos cuantos recursos que seguro te lo dejaran más claro:

También puedes ver este vídeo en donde Julián Marinov te lo explicará detalladamente:


Aprendiendo de los grandes fotógrafos: Jimmy Nelson

Nacido en 1967, Jimmy Nelson es un fotógrafo especializado en fotografía documental que comenzó a ejercer como fotógrafo profesional en el año 1987. Tras pasar diez años en un internado jesuita en el Norte de Inglaterra, salió de el para atravesar el Tíbet a pie. Durante el viaje, Jimmy fue documentando su ruta en un diario visual único que, a su vuelta, fue publicado con una amplia aclamación internacional.
Desde entonces, su preocupación ha sido acercarnos los lugares más recónditos del planeta para mostrarnos esos parajes y a las gentes que los habitan a través de su proyecto “Before They Pass Way” (Antes que desaparezcan), un ambicioso documento fotográfico en forma de libro realizado en 44 países durante 3 años y que nos presenta a las últimas tribus de la Tierra, antes de que desaparezcan.

 

 

 

La mirada fotográfica de: Vicent Olmos Navarro


El próximo jueves 5 de diciembre a las 22:30, en la sede del GFP, nuestro compañero de afición Vicent Olmos, nos va a presentar un pequeño audiovisual del que ha sido su 12º recorrido por los diferentes itinerarios a Santiago de Compostela.

En sus palabras: “Un humilde recorrido visual personal, a través de quince jornadas recorriendo el Camino de Santiago francés. Desde Saint Jean au Pied du Port a León”.

“Cuando se han efectuado doce ediciones del Camino, es difícil no sucumbir a los cantos de sirena de las imágenes obvias. Desde hace años me encuentro inmerso en esa procelosa búsqueda que supone el encuentro de mi Ítaca visual. No se si algún día lo conseguiré. Mientras tanto procuraré disfrutar del viaje con atención plena, que en realidad es lo que importa”. Vicent Olmos

Os recomiendo no perderos este acto.

“En mi opinión no es un simple audiovisual de fotografías del Camino de Santiago, en realidad se trata de un rosario de sentimientos plasmados en imágenes  Son esos sentimientos que solo el Camino es capaz de provocar en un peregrino”. José Joaquín Pérez



Aprendiendo de los maestros: José Ortiz Echagüe

Sermón en la aldea

En el campo de la fotografía artística es quizá el fotógrafo más popular y uno de los más reconocidos internacionalmente. En 1935 la revista American Photography lo consideró uno de los tres mejores fotógrafos del mundo.
Algunos críticos lo consideran el mejor fotógrafo español hasta el momento, lo cual es más meritorio porque la fotografía fue una afición a la que dedicaba ratos libres, especialmente los fines de semana y durante sus viajes. Desde el punto de vista artístico y por su formación y temática se le podría considerar el representante de la generación del 98 en la fotografía. Se le suele encuadrar dentro de la corriente fotográfica del pictorialismo, siendo el mejor representante del llamado pictorialismo fotográfico español, aunque esta denominación no le gustaba a Ortiz Echagüe. Su obra fotográfica se enfoca hacia la plasmación de los caracteres más definitorios de un pueblo, sus costumbres y atuendos tradicionales y sus lugares. Consigue expresar con sus fotografías una expresión personal más cercana a la pintura, casi siempre mediante efectos durante el positivado.
En 1898 le regalaron su primera cámara, desde entonces y a lo largo de 75 años realizó miles de fotografías. Revelaba él mismo sus negativos usando una técnica al carbón fresson, corriente en su juventud aunque pronto quedó desfasada. Él la usó en toda su obra artística, lo que daba un especial matiz a sus positivos, así como un mayor contraste, que hace que sus obras sean fácilmente reconocibles. Su producción es enteramente en blanco y negro.
Tanto la fabricación del papel como el procedimiento de obtención de fotografías requerían mucha paciencia, una extraordinaria habilidad y un perfecto manejo de la técnica por lo que, con el paso de los años y a medida que se simplificaban los procesos fotográficos, los pocos fotógrafos que lo utilizaban lo fueron abandonando.
El papel llevaba una fina capa de gelatina a la que se añadía pigmento de color negro y se hacía sensible a la luz. El fotógrafo obtenía copias por contacto basándose en el principio de que en las partes de la imagen que recibían menos luz la gelatina quedaba blanda y las partes de imagen que recibían más luz se endurecían con lo cual, al lavar la copia –con agua y serrín para producir roce sobre el papel- se eliminaba la gelatina blanda con el pigmento, quedando esa zona blanca y resistía la gelatina endurecida, aprisionando en su interior el pigmento, produciendo zonas negras. De este modo aparece la imagen sobre el papel.
Dicha imagen, con el papel aún húmedo, podía retocarse mediante pinceles, muñequillas de algodón o raspadores lo que daba al autor una gran libertad creativa.
La capacidad de intervención en el resultado final de una fotografía, la mayor riqueza de tonos que proporciona el pigmento y su estabilidad eran los motivos principales de José Ortiz Echagüe para el uso de este procedimiento. Sin embargo, no es este arcaico método lo más importante en las imágenes del autor. Sin un asunto interesante, una buena composición, luces bien dirigidas sobre los modelos y la correcta disposición de la escena, el procedimiento al carbón directo sobre papel Fresson daría lugar a copias vulgares.
Él mismo hizo una clasificación de sus obras al agruparlas en cuatro libros: Tipos y Trajes (1930), España, Pueblos y Paisajes (1939), España Mística (1943) y España, Castillos y Alcázares (1956). A estas colecciones se deben añadir otras dos series: Marruecos y fotos familiares.
En la serie de tipos y trajes contemplamos una sociedad española de gran folclorismo, y a la vez vemos retratos de una gran profundidad humana. Es difícil no sentirse impresionado por ciertas miradas y gestos de los tipos retratados, personajes populares de las calles de algún pueblo español.

En España, pueblos y paisajes vemos, más allá de la mera reproducción del monumento o del paisaje, el contraste de las tierras y de los pueblos.

La serie sobre España mística se centra en las comunidades de religiosos de clausura y en devociones populares como procesiones o romerías. En esta serie nos presenta retratos de monjes que nos recuerdan a los monjes de Zurbarán o El Greco.

Los castillos y alcázares españoles se podrían considerar una grupo dentro de la serie sobre los pueblos y paisajes españoles, aunque se caracterizan por su especial dedicación, de esta serie existen muy pocos ejemplares uno de ellos en posesión de su amigo Francisco Benito, camarero y confidente de la familia en Madrid.
La serie de Marruecos fue realizada durante su estancia entre 1909 y 1916 como ingeniero militar en el entonces llamado Protectorado Español de Marruecos.

Las fotos familiares son retratos realizados para su familia, muchos de ellos de tan alta calidad como los anteriores.

Los méritos de sus obras son evidentes: la belleza y la majestuosidad de sus fotografías, la delicadeza y la sensibilidad de sus composiciones, su respecto y afecto por los tipos tradicionales que retrata. Sus fotografías siguen causando la fascinación de la época en que fueron tomadas.
Su obra se ha reeditado múltiples veces, y se ha expuesto en numerosos lugares en todo el mundo. Recibió varios premios en vida, en España y en el extranjero.
La mayor parte de su obra está reunida en el Legado Ortiz Echagüe, en la Universidad de Navarra, que recoge aproximadamente 1.000 composiciones originales realizadas según el método de carbón fresson, así como más de 20.000 negativos. El Museo del Traje de Madrid, dependiente del Centro de Investigación del Patrimonio Etnológico, posee una buena colección de fotografías de la serie de Tipos y Trajes, adquirida en 1933.