Exposición del Grup Fotogràfic de Petrer

El Grup Fotogràfic de Petrer quiere comunicar que este sábado, 18 de enero a las 19:00, en el Forn Cultural de Petrer se inaugura una exposición con los últimos trabajos fotográficos de los miembros de este colectivo. En la muestra se expondrán obras de diferente temática, tanto de autores veteranos, como algunos noveles que se están incorporando al mundo de la fotografía a través de esta asociación que cumple 31 años de actividad.

La exposición se mantendrá abierta hasta el 2 de febrero, y el horario de visitas será de jueves a sábados, de 19 a 21 horas, y los domingos de 18 a 20:30 horas.

Stéphanie Martin Petit, la fotógrafa de los artistas urbanos


La fotógrafa francesa Stéphanie Martin Petit ha realizado una amplia colección fotográfica retratando más de 1000 persianas barcelonesas pintadas con grafitis de gran nivel artístico. Empezó poco a poco, inmortalizando esta inmensa galería de arte cuando los comercios de la capital catalana al anochecer bajan la persiana para cerrar su negocio hasta la mañana siguiente.

Los colores y la personalidad que brindan este arte prohibido a las calles barcelonesas, culturalmente como turísticamente es enriquecedor para muchas personas. Sin embargo, algunas instituciones como el Ayuntamiento de Barcelona no opinan lo mismo. Según unas declaraciones en el año 2010 “Pintar grafitis en el espacio público es una conducta de ensuciamiento que no sólo devalúa el patrimonio público o privado sino que principalmente provoca una degradación visual del entorno, afectando la calidad de la vida de vecinos y visitantes”. De hecho, los pintores como a los comerciantes que encarguen un grafiti para su persiana pueden ser multados con 600€.

Stéphanie ha querido mostrar su punto de vista sobre este tema fotografiando las persianas más llamativas y espectaculares de la ciudad. La autora dice que “Al atardecer, cuando acaba el ritmo de la vida diurna, las tiendas de Barcelona bajan sus persianas. De este simple gesto nace una espectacular exposición de arte urbano al aire libre que acompaña a los transeúntes nocturnos y les regala historias llenas de color”.

Juana Biarnés, la primera mujer en practicar el fotoperiodismo

Publicidad

Se codeó con The Beatles, Clint Eastwood y Roman Polansky, entre otras celebridades, y cuando cubrió su primer partido de fútbol tuvo que dar explicaciones al árbitro cuando éste le preguntó qué estaba haciendo una mujer en la zona de fotógrafos. Hablamos de Juana Biarnés, una de las primeras fotoperiodistas españolas.

Juana Biarnés fue la mujer que supo colarse en el avión y en el hotel de los Beatles para conseguir una exclusiva histórica, la que engañó a Roman Polansky adoptando una identidad falsa, la que se sonrojó cuando Clint Eastwood la besó en los labios, la que retrató a un joven y desconocido Joan Manuel Serrat, la que fue fotógrafa personal de Raphael y la que reveló los negativos de la ceremonia de los Oscars de Hollywood en el lavabo de la casa de Xavier Cugat. Y así, mil historias más.

Un currículum ciertamente asombroso y, más aún, para una época especialmente difícil para nuestro país. Muchas veces un fotógrafo es conocido y recordado por su obra, pero también, deberíamos conocer las particularidades y circunstancias del autor, precisamente, para entender mejor esa obra. Es el conocimiento de esos otros aspectos los que nos hacen comprender mejor su fotografía.
Juana Biarnés, la primera mujer en practicar de forma profesional y sistemática el fotoperiodismo, no solo en Cataluña, sino en el conjunto de España, es a día de hoy una total desconocida. Dar a conocer su trayectoria y su obra forma parte de la obligación de recuperar el patrimonio documental del país.



Fotografía de doble exposición de la mano de Dan Mountford

Si algo hemos aprendido de los avances, es que muchas de las nuevas tecnologías conviven sin problemas con sus predecesores, a pesar de que muchos apostaban por lo contrario. Es este el caso de la fotografía, en la que seguimos viendo artistas que apuestan por la vieja usanza y nos deleitan con trabajos como el que nos ocupa. Este es el trabajo de Dan Mountford, un jovencísimo artista multidisciplinar.

fotografia-doble-exposicion-dan-mountford-1

fotografia-doble-exposicion-dan-mountford-2

Según el propio autor, esta serie de fotografías de doble exposición están realizadas ‘en cámara’, y sólo ha echado mano del famoso Photoshop para cambios de tono en el color y algunos añadidos ocasionales como es el caso de la siguiente instantánea.

fotografia-doble-exposicion-dan-mountford-3

fotografia-doble-exposicion-dan-mountford-4

En esta época digital, su trabajo asombra en gran parte por el desarrollo analógico del mismo, pero también por el resultado. Mountford mezcla conceptos completamente diferentes y consigue crear, mediante una genial composición, una fotografía armónica y con un sentido final totalmente diferente.

fotografia-doble-exposicion-dan-mountford-5

fotografia-doble-exposicion-dan-mountford-6

Dan Mountford 
intenta trasladarnos a esta concepción de un mundo dentro de otro totalmente diferente y lo consigue, lo que nos deja con muchas ganas de ver qué nos traerá en el futuro el joven fotógrafo. Después de esta genial entrada en el mundo artístico (su obra recorre Internet desde hace un par de años) no le perderemos la pista.

Ana G. Moldes
21 mayo 2013

Fallo del I Rally Fotográfico ClickPetrer 2013

La sede del Grup Fotogràfic de Petrer, ubicada en el Museo de la Fiesta en la Plaza Ramón y Cajal, fue el escenario en la tarde de ayer viernes del fallo del “I Rally Fotográfico ClickPetrer 2013”. El jurado estaba compuesto por Rafael Poveda Bernabé, de la Agrupación Fotográfica de Monóvar, Manuel López Puerma, presidente de la Asociación Fotográfica “Foto-Cine La Vila” y miembro de la Federación Internacional de Fotografía, y Fernando Moreno Mas, fundador y presidente del Grupo Zona IV de Crevillente. Se quería contar, como señaló Juan Miguel Martínez Lorenzo, presidente del Grup Fotogràfic de Petrer, con fotógrafos de un cierto prestigio al tratarse de la primera edición del Rally.
Los premios en la categoría “La villa de Petrer en todos sus aspectos” fueron para Salvador Vidal Gea, de Monóvar (primer premio con 500 €), Manuel López Francés, de Villena (segundo premio con 350 €) y Pedro José Benlloch Nieto, de Calpe (tercer premio con 200 €). Por su parte, los premios en la categoría “Jóvenes” (participantes menores de 16 años) fueron para Ana Busquier Rodríguez, de Petrer (primera con premio valorado en 150 €), Roberto Maciá Soria, de Elda (segundo con premio valorado en 100 €), e Irene Maciá Soria, de Elda (tercera con premio valorado en 50 €).
Por último, el presidente del colectivo, al valorar el acto, quiso señalar el alto nivel de las obras presentadas así como agradecer la presencia tanto al jurado como a diversos fotógrafos que allí se encontraban. Los premios se entregarán en un acto que tendrá lugar el sábado 1 de febrero en el Centro Cultural (calle San Bartolomé), en la que se hará balance de esta edición para posteriormente pasar a la exposición del “I Rally Fotográfico”, en la que se expondrá una fotografía de cada uno de los participantes.

Premios apartado adultos


Primer premio: Salvador Vidal Gea (Monovar)


Segundo premio: Manuel López Francés (Villena)


Tercer premio: Pedro José Benlloch Nieto (Calpe)

Premios apartado jovenes


Primer premio: Ana Busquier Rodríguez (Petrer)


Segundo premio: Roberto Maciá Soria (Elda)


Tercer premio: Irene Maciá Soria (Elda)

Imágenes del acto
Vicent Olmos Navarro, miembro del GFP y motor de alta presión que ha movido el proyecto ClickPetrer, es entrevistado para un medio informativo local.


De izquierda a derecha. Vicent Olmos Navarro, Rafael Poveda Bernabé, Fernando Moreno Mas, Pascuel Maestre Martínez (secretario del acto) y Manuel López Puerma.


El público comienza a llegar a la sala donde se celebrará el fallo del I Rally ClickPetrer.


Otra vista de la sala, sede del Grup Fotogràfic Petrer.


El jurado y miembros del GFP, entre los que se encuentra su presidente, Juan Miguel Martínez Lorenzo, segundo por la derecha.


Los corrillos previos al fallo, en los que se saludan los colegas aficionados a la fotografía de diversas localidades. En la imágen aparece, a la izquierda, Manuel López Francés, segundo premio en la categoría de adultos.


Otra imagen del jurado, ya dispuestos a comenzar.


Miembros del GFP. Dos de ellos veteranos y los otros dos procedentes de la cantera del Curso de iniciación a la fotografía que se impartió en esta sede, y que forma parte del proyecto ClickPetrer.


Imagen del jurado una vez acabado el fallo fotográfico.

Lo que cuesta un buen querer: Festa dels Enfarinats de Ibi

Fotos de José Ignacio Máñez Azorín
Sábado 28 de diciembre. Entramos en Ibi, ridículos pero limpios.

Nos encontramos con Chus, un hombre curtido en mil batallas.

ja, ja, ja, … ji, ji, ji. No sabemos lo que nos espera.

El equipo contento. Nos hacemos una foto con un enfarinat que más tarde daría bastante juego.

No se si sobra molla o falta mono, pero voy bastante limpio.

Pero bueno, si acabamos de empezar. Tanto precintar la cámara y al final sirvió para que no se saliera la harina de la bolsa.

No pasa nada. Son daños colaterales. La guerra es así.

Sin comentarios.

Increible, a José Ignacio no le daba verguenza hacerse fotos con nosotros.

Bueno, así terminó la historia.

Enfocar fotografías desenfocadas con Photoshop

Parece que estamos hablando de algo relacionado con la ciencia ficción, pero en la última versión de Adobe Photoshop podemos enfocar fotografías desenfocadas gracias a un nuevo filtro que todavía está en pañales, pero que ya ha empezado a andar.
Uno de los primeros recuerdos que tengo sobre las fotografías desenfocadas es lo fácil que sería solucionarlo en la ciudad de Los Ángeles en el año 2019. Metes una fotografía en papel y enseguida consigues ampliar, enfocar y todo lo que se te pueda ocurrir sólo con la voz. Nada de pantallas táctiles planas y con un aparato de estética analógica. Los más cinéfilos habrán descubierto que estoy hablando de una de las escenas de Blade Runner, una de las mejores películas de todos los tiempos. Desde entonces en todas las películas de espías que se precien encuentran una fotografía desenfocada y en un pis pas la enfocan y sacan los números de la matrícula del coche del asesino sin problema.
La trepidación es un mal que perjudica a muchas fotografías y otorga carácter a unas pocas. Incluso hay gente que niega que haya foto desenfocada buena, pero eso es otra historia. Normalmente las desenfocadas acaban en el vacío, en la papelera virtual de las propias cámaras. Nadie las quiere. Algunas se salvan, bien por despiste del autor o por ser un momento único e irrepetible del que nadie se querría desprender.
Esas fotos que se salvan a pesar de un mal enfoque quedan siempre en el limbo que ya no existe al parecer, pues siempre estamos a punto de borrarlas, pero siempre esperamos que alguna vez sea 2019 para poder salvarlas. Pues bien, no hace falta esperar tanto, sólo comprar la nueva versión de Adobe Photoshop, la CC, y dirigirse a:
Filtro > Enfocar > Estabilizador de imagen
Aquí tenemos la segunda versión de un filtro que tuvo una muy mala presentación cuando salió en Adobe Photoshop CS6 con el nombre de Deblurring, pues enseñaron una fotografía que había sido desenfocada por software… Y eso es hacer trampa.
Ahora funciona bastante mejor, pero sigue sin ser un filtro milagroso. Si fuera bueno, muchos lo utilizaríamos para todas las fotografías que hacemos sin trípode, pues conseguiríamos un plus de nitidez. Pero no lo recomiendo en absoluto. Es algo que utilizaremos para esas fotografías en las que no queda más remedio y por ver cómo las podemos mejorar, pero con pocas esperanzas. Pero os aseguro que es mejor que nada y que cada uno tendrá que decidir cuándo y cómo usarlo. Vamos a ver el procedimiento:
Preparamos una fotografía como acostumbremos, pero existiendo Adobe Camera RAW no tiene sentido seguir otro método, como no sea Lightroom.
Abrimos la fotografía en Photoshop como objeto inteligente. Es verdad que consume muchos recursos, pero si tenemos un buen ordenador con memoria RAM y un buen procesador no hace falta andarse con remilgos.
Vamos a la ruta especificada antes: Filtro>Enfocar>Estabilizador de imagen. Sirve para corregir la trepidación leve. El filtro recupera detalle gracias a los cálculos que hace de la dirección que tomó el objetivo mientras disparábamos. Nunca va a solucionar esa foto que hicimos después de tomar unas cuántas copas y en la que nos caímos sin mayores consecuencias. Soluciona el movimiento de cámara, no el movimiento del sujeto.
Es un filtro automático que se activa nada más convocarlo. Busca una zona trepidada de la imagen y trata de compensar el movimiento, exactamente igual que hacen los sistemas integrados en los objetivos, que cuando detectan que el usuario se mueve hacia la izquierda, mandan el conjunto estabilizado a la derecha.
Nosotros podemos elegir otras zonas para que el filtro haga su trabajo. Tenemos que ser capaces de discernir un tipo de movimiento y avisar al filtro para que haga otra corrección en ese sentido. Incluso, mediante la herramienta Dirección de desenfoque podemos dibujar un trazo que señale el desplazamiento que hemos observado en una zona de la fotografía. Todos estos trazos, los automáticos y los manuales quedan registrados y combinados en la ventana Avanzado del filtro. Combina los diferentes trazos e intenta conseguir el mejor resultado posible, que desgraciadamente pocas veces es óptimo. Incluso Adobe reconoce que sólo funciona en:
– Imágenes en interiores y exteriores capturadas mediante una lente con una distancia focal larga.
– Imágenes en interiores de una escena estática capturadas con una velocidad de obturación lenta y sin flash.
Como buen filtro tiene distintas opciones y herramientas para mejorar el resultado inicial, como Límites de trazo que determina cuántos píxeles están afectados por ese desplazamiento o Suavizado y Supresión de defectos que tratan de mitigar los efectos dañinos del filtro. Sinceramente recomiendo no utilizarlos pues la mejora es mínima. Eso sí, la lupa de Detalle es muy cómoda cuando damos al icono Desacoplar detalle.
En ningún caso va a igualar el resultado a una fotografía tomada con trípode, pero puede ayudarnos a mejorar un poco alguna imagen especial. La ventaja es que podemos elegir las zonas que afecta gracias a una sencilla máscara de capa. Es el principio de algo grande, que algún día se terminará solucionando. De momento nos tendremos que conformar con esta versión.
Fernando Sánchez Férnandez
27 de diciembre de 2013